× Inicio ¿Quién Soy? Servicios Blog Contacto Tienda >> Facebook Instagram
Blog // Noticias
Descubre nuestra tienda online >>
Facebook Instagram Contacto
Portada blog

Alimentación e imagen corporal

Mindset

Alimentación e imagen corporal 


Para nadie está oculto que para conseguir una mejora en la composición corporal la alimentación juega un rol fundamental. 


Sin la variable del entrenamiento o estímulo acorde al objetivo, no habrá progresión corporal. 


A veces se cree, se asocia o se relaciona un cuerpo con porcentaje de grasa bajo, definido y musculado con largas horas de entrenamiento  y una “dieta” muy disciplinada, organizada, planificada y detallada a nivel microgramo.


Viví bajo un paradigma así hace muchos años. 


En mis anteriores preparaciones, con tal de conseguir un físico competitivo , mi enfoque de alimentación era muy organizado, planificado y detallado a nivel microgramo a tal punto en que fallar por unos cuantos gramos, falta de algún alimento o tiempo para cocinar alguna comida eran una causa potencial e inmediato de frustración, incomodidad, molestia o sensación de haber “fallado” y estrés. 


Me sentía culpable porque pensaba que engordaría o perdería la condición.


El mismo afán de alcanzar ese objetivo me hacía ser más riguroso y este “fallo”, solo era motivo para ser más riguroso y apretar las tuercas o, por el contrario, apreciar una progresión o mejora, eran otros motivo para ser más riguroso y apretar las tuercas. 


Pensaba que si pesaba con precisión los alimentos, cuadraba todos los horarios de comida, sesiones de entrenamiento, sesiones descanso y sesiones de desconexión fríamente calculadas, obtendría mejores resultados. 


“Fallar”, “cometer un error”, “equivocarme” o “no poder cumplir el plan” eran sinónimos de frustración, estrés o ansiedad. 


Sin darme cuenta cortisol, disbiosis y la historia creo que la sabes. 


Seguir un plan a rajatabla era mi obsesión de todos los días y fallar un castigo. 


¿Es saludable esto?


Por mucho que consumiera alimentos “saludables” algo estaba mal y, a pesar de conseguir un cuerpo de Mr. Olympia, por dentro estaba hecho un desastre. 


Supuestamente algo que me generaba salud, me terminó por enfermar. 


¿Sabes porque?


Continua en parte 2.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando entendemos que estás de acuerdo con su utilización. Leer más

ACEPTAR