× Inicio ¿Quién Soy? Servicios Blog Contacto Tienda >> Facebook Instagram
Blog // Noticias
Descubre nuestra tienda online >>
Facebook Instagram Contacto

4 Maneras de Fortalecer tu Sistema Inmunitario

Salud

4 Maneras de Fortalecer tu Sistema Inmunitario


Aprende e implementa 5 estrategias que te ayudarán a mejorar respuesta inmunitaria.


Durante el proceso de la vida tu cuerpo luchará constantemente contra agentes patógenos, virus y bacterias para mantenerte saludable.


Si tu sistema inmunitario se encuentra débil puede provocar que sean más vulnerable a  infecciones o auto-inmunidad.


En la situación actual y ante el riesgo de COVID-19 algo en lo que te puedes enfocar es en fortalecer tu sistema inmunitario a través de 5 estrategias naturales y alternativas que en sinergía ayudarán a mejorar la salud de tu microbiota.


Recuerda que el 80% de tu sistema inmunitario se encuentra en tus intestinos.


No tienes que implementarlos todos de un día  a otro por el contrario,  analiza cuales son los que ya forman parte de tu estilo de vida y ve incorporando otros poco a poco.


  • Siendo consciente de los hábitos de alimentación saludables y orgánicos
  • Ayunos intermitentes (16 horas 3-5 veces por semana)
  • Realizando actividad física o manteniéndote activo, recuerda tu cuerpo tu gimnasio
  • Incorporando suplementos nutricionales como la vitamina D, C, glutamina y zinc,
  • Actividades alternativas (cuando sea posible) exposición al frio, calor, meditación y respiración.


El objetivo es mejorar la salud de tu microbiota porque esta es la que regula tu sistema inmunitario, cuida a tu microbiota y ella cuidará de ti.


Para reducir la probabilidad de riesgo en contraer COVID-19 es fundamental un buen estado de tu sistema inmunológico. La inmunidad es definida como la resistencia a la enfermedad específicamente enfermedades infecciosas.


El conjunto de células, tejidos y colecudas que actúan de manera resistente ante una infección se llama Sistema Inmunitario y el 80% se encuentra en tu intestino.


La principal función del sistema inmunitario es protegerte de agentes ambientales como microbios o químicos, preservando así la integridad de tu cuerpo.


Pero este no está libre de peligros y continuas amenazas;  existen factores que provocan un debilitamiento del sistema inmune y que pueden deteriorar varias funciones físicas, como la disponibilidad combativa de las defensas inmunológicas, y convertirnos así en un foco posible de virus y bacterias.


¿Qué es el COVID-19?


Como bien sabes el Coronavirus (COVID-19) es una enfermedad causada por un virus que se transmite a través de las gotas de estornudos y tos, y del contacto con manos a ojos, boca y nariz. 


El 11 de febrero de 2020, la Organización Mundial de la Salud anunció un nombre oficial para la enfermedad que está causando el nuevo brote de coronavirus de 2019, identificado por primera vez en Wuhan, China. 


COVID-19 es una enfermedad nueva que no se había visto previamente en humanos. 


Está afectando a miles de personas en distintas partes del mundo, por eso es necesario estar prevenidos y atentos a los signos que brinde nuestro cuerpo.


Síntomas

Los síntomas derivan de los casos de personas que portan este virus y estos varía desde síntomas leves, graves hasta la muerte; estos pueden aparecer de 2-14 días (periodo de incubación).  Después haber adquirido el virus.


Los síntomas más comunes del COVID-19 son:


  • Fiebre
  • Cansancio
  • Tos seca
  • Congestión nasal
  • Rinorrea
  • Dolor de garganta o diarrea. 
  • Dificultad para respirar o falta de aliento
  • Dolor o presión persistentes en el pecho.
  • Nueva confusión o incapacidad para despertar


Según la OMS el 80% de las personas que son infectadas logran recuperarse sin necesidad de realizar algún tratamiento especial y 1 de cada 6 personas que contraen la enfermedad desarrollan una gravedad que los pueda lleva a la muerte.


En todo caso si logras identificar estos síntomas lo recomendable será consultar a tu médico de forma inmediata para realizar una evaluación y tomar las consideraciones correspondientes.


Cabe destacar que existen factores de riesgo que aumentan la posibilidad de contraer el virus y desarrollar una enfermedad grave.


Factores de Riesgo 

Existen factores de riesgo que hacen que una persona sea más vulnerable a contraer el virus y deba de multiplicar sus esfuerzos para combatirlo.


  • Tercera edad
  • Hipertensión arterial
  • Enfermedades cardiacos
  • Diabetes
  • Síndromes metabólicos 
  • Enfermedades Pulmonares


Estos factores contribuyen a debilitar tu sistema inmunitario debido a el estrés que producen en tu cuerpo que de manera indirecta recae en tu intestino afectando la simbiosis en tu microbiota que repercute en tu salud.


Tomando las consideraciones necesarias puede mantener tu sistema inmune en condiciones optimas que te permitan reducir el riesgo de contraer enfermedades.


Factores de Protección 


Aparte de las recomendaciones que la Organización Mundial de la Salud brinda para reducir la posibilidad de contraer COVID-19 


  • Lavarse las manos a fondo y con frecuencia usando un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón.
  • Mantener una distancia mínima de 1 metro (3 pies) entre cualquier persona que tosa o estornude.
  • Evitar tocarte los ojos, la nariz y la boca
  • Cubrirte la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel al toser o estornudar. 
  • Permanecer  en casa si no te encuentras bien.
  • Mantenerte informado sobre las últimas novedades en relación con la COVID-19. 


También puedes incorporar hábitos, alimentos, suplementos y actividades que contribuyen a fortalecer tu sistema inmunitario.









¿Cómo Fortalecer tu Sistema Inmunitario?


1. Alimenta a tu Microbiota

Esta produce nutrientes vitales que ayudan a regular tu sistema inmunológico, tres cuartos de los cuales se encuentran dentro de tus intestinos.


La cepa bacteriana intestinal también contribuye a la absorción de vitaminas K, vitaminas B y algunos minerales (magnesio, calcio y hierro), la producción de ácidos biliares y el sistema inmunológico. 


Además, actúa como una pared protectora contra diversos patógenos.


La población bacteriana cambia rápidamente cada vez que se realizan ajustes en tu alimentación.


Incorporando alimentos amigables para tu intestino a nutrir tu microbiota y fortalecer tu sistema inmunitario.


  • Fibras fermentables, es decir, prebióticos.

(inulina, pectina y oligofructosa)

  • Alimentos Fermentables 

(Kefir, yogurt, chucrut, kombucha, kimchi, natto, tempeh, te de Jun)

  • Almidón resistente 

(plátanos verdes, arroz y patata cocinado y enfriado)

  • Polifenoles 

(chocolate negro, vino, te, frutos del bosque, kiwi)

  • Prebióticos 

(ajo, plátano, espárragos, puerro, hojas de diente de león, alcachofa)

  • Frutos del Bosque 

(sauco, arándanos, cereza, granadila, moras, fresas)

  • Acidos grasos 

(aceite de oiliva, coco y omega 3)

  • Especias, plantas y hierbas

(Curcuma, pimienta negra, jenjibre, canela, echinacea, te verde, astragalus extracto de semilla de pomelo, ajenjo, olmo resbaladizo, aceite de oregano, clorela, spirulina)










2. Actividad Física 


Multiples estudios han demostrado los beneficios de la actividad física sobre las respuesta del sistema inmunitario.


La actividad física estimula el intercambio de células y componentes del sistema inmune innato entre los tejidos linfoides y el compartimento sanguíneo.


Realizar como mínimo 60 minutos de actividad física (deportes, entrenamiento de fuerza o aeróbicos) produce un efecto acumulativo que a lo largo del tiempo provoca una mejor reacción  inmunológica contra patógenos y células cancerosas y una disminución de la inflamación sistémica.


  • Entrenamiento de Fuerza
  • HIIT
  • Aeróbico
  • Disciplinas deportivas
  • Actividades al aire libre 


Contribuirán a fortalecer tu sistema inmunitario, claro sabes el contexto en el que se ha escrito este artículo así que previene y quédate en casa pero si dispones de espacio y equipo puedes seguir realizando actividad física y sino ya sabes que tu propio cuerpo es tu gimnasio.


Lo importante en esta situación es mantener la actividad física.




















3. Ayuno Intermitente


Recuerda que durante el estado de ayuno se activa el mecanismo de la autofagia que significa “comerse así mismo”.


El ayuno al estimular los procesos de autofagia que restringen las infecciones virales y la replicación de parásitos intracelulares ademas este proceso catabólico ayuda al cuerpo a deshacerse de los patógenos intracelulares así como del desarrollo anormal de células cancerosas. 


Los estudios han demostrado que el ayuno contribuye a controlar la cantidad de citocinas inflamatorias que se liberan en el cuerpo. 


El ayuno intermitente estimula la producción de glóbulos blancos en el cuerpo, que son la respuesta de tu sistema inmunitario a todo lo que considera una amenaza para su salud.


El ayuno aumenta su producción de estos tipos de glóbulos blancos:


Macrófagos 

Son una parte crítica de su sistema inmunológico porque tienen la capacidad de localizar y comer partículas, como bacterias, virus, hongos y parásitos.


Neutrófilos

Ayudan a protegerte de los efectos de las infecciones, entre otras funciones. Aproximadamente del 40 al 60 por ciento de los glóbulos blancos en su cuerpo son neutrófilos. Son las primeras células en llegar a la escena cuando experimentas una infección bacteriana.


Monocitos

Combaten ciertas infecciones y ayuda a otros glóbulos blancos a eliminar tejidos muertos o dañados, destruir células cancerosas y regular la inmunidad contra sustancias extrañas.


Células T

Se desarrollan a partir de células madre en la médula ósea y ayudan a proteger tu cuerpo de infecciones. 

 

Dentro de tu intestino se encuentra una enorme cantidad de células inmunes. 


Además, el revestimiento de su tracto gastrointestinal representa casi el 70% de todo su sistema inmunológico; con suficientes células plasmáticas para llevar el total a aproximadamente el 80% de su sistema inmunológico general. 




4. Suplementación 


Existen multiples suplementos nutricionales que pueden ayudar a fortalecer tu sistema inmunitario pero nada suplementa a una alimentación y hábitos de vida saludables.


No obstante es verdad que existen ciertos micronutrienes que sino no se aportan o consumen desde la alimentación y se pueden incorporar en forma de suplemento nutricional.


Vitamina C 

Es un potente antioxidante y cofactor para una familia de enzimas biosintéticas y reguladoras de genes. Los glóbulos blancos dependen de la vitamina C para defender y combatir los agentes patógenos.


Gestiona las respuestas inflamatorias a los tejidos dañados y funciona como un antihistamínico que ayuda a controlar las respuestas hiperinflamatorias a los resfriados, la gripe y las alergias.


Vitamina D

Tu cuerpo necesita vitamina D para producir las proteínas antimicrobianas que matan los virus y las bacterias, estas proteínas son particularmente activas en el tracto respiratorio.


La vitamina D se puede encontrar en el salmón, hígado, leche y la exposición al sol por la mañana ayuda a su síntesis por parte del organismo ademas prepara el ritmo circadiano para mantener un sueño óptimo por la noche que en conjunto aportan beneficios de modulación inmunológica.


Glutamina

La glutamina se utiliza a un ritmo elevado por las células del sistema inmune y es necesaria para apoyar la proliferación óptima de linfocitos y la producción de citocinas por linfocitos y macrófagos. 


Zinc

Este ayuda a estabilizar tu sistema inmunitario a través de la citocina humana interferón alfa. Esta es una proteína que juega un papel en la inhibición de la replicación de virus dentro del cuerpo. 


El zinc esencialmente actúa como un poderoso compañero para el sistema inmune.

Un aporte diario de zinc sería entre 20-40 mg entre alimentos y suplementos.







Conclusión


Durante el proceso de la vida tu cuerpo luchará constantemente contra agentes patógenos, virus y bacterias para mantenerte saludable.


Si tu sistema inmunitario se encuentra débil puede provocar infecciones o autoinmunidad.


En la situación actual en la que vives y ante el riesgo de COVID-19 algo en lo que te puedes enfocar es en fortalecer tu sistema inmunitario a través de las maneras que te he compartido a lo largo del articulo para que este funcione de manera más eficaz y eficiente posible.


No tienes que implementarlos todos de un día  a otro, por el contrario analiza cuales son los que ya forman parte de tu estilo de vida y ve incorporando otros poco a poco.


La idea principal es mejorar tu microbiota porque esta es la que regula tu sistema inmunitario, cuida a tu microbiota y ella cuidará de ti.


Luego incorporando ayunos, actividad física y suplementos en conjunto ayudará a que tu sistema inmunitario actúe de manera efectiva ante cualquier agente extraño que pueda afectar tu salud.


Veamos esto como un momento de darle la importancia a la salud ya que sin esta todo lo demás se vuelve un desafío cuesta arriba es como nadar en contra de la corriente.


La salud es una inversión a largo plazo así que no esperes a que vivir una situación que te afecte para empezar a cuidarte.


El momento es ahora.





Uso de cookies

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación. Si continuas navegando entendemos que estás de acuerdo con su utilización. Leer más

ACEPTAR